¿Qué es un director Nominee?

Un nominee director o director fiduciario es un tercero que se registra oficialmente como administrador de una sociedad en un paraíso fiscal, en lugar de su propietario o gestor real, el cual puede así permanecer en el anonimato.

El nominee director es proporcionado normalmente por el proveedor de servicios offshore encargado de la formación de la compañía, o bien por el agente residente. Puede ser tanto una persona física, como una persona jurídica, es decir, otra sociedad constituida expresamente para desempeñar esta función.

Es habitual utilizar el director fiduciario conjuntamente con un accionista fiduciario o nominee shareholder, ya que de esta manera el cliente no aparece ni como propietario, ni como administrador.

Debido a que el principal propósito del nominee director es proteger la privacidad del cliente, su función en la mayoría de los casos es meramente formal, es decir, aparece como responsable en los documentos de la sociedad, pero no lleva a cabo ninguna función ejecutiva, limitándose a firmar ciertos documentos obligatorios, como las minutas de la junta anual de accionistas, la junta directiva o algunas resoluciones extraordinarias tomadas a petición del cliente. Todas las funciones operativas las lleva a cabo el propietario real, al cual el director fiduciario otorga un poder ante notario, llamado poder general de administración o general power of attorney, que le faculta para desempeñar las labores cotidianas de la compañía, abrir cuentas bancarias, firmar contratos, etc.

Debido a su nulo poder ejecutivo, popularmente a los directores fiduciarios se les conoce como testaferros u hombres de paja. Dependiendo de la naturaleza del negocio o las condiciones personales del propietario, en ocasiones puede ser conveniente asignar al nominee director un papel más activo. Si el cargo lo desempeña una persona física, puede participar en la emisión de documentos, correspondencia o facturación, incluso puede llegar a actuar como apoderado de la cuenta bancaria, lo que es bastante habitual en las llamadas refacturaciones o sistemas de precios de transferencia, estos consisten en la utilización sociedades offshore interpuestas en operaciones de importación o exportación, con el fin de desviar parte del beneficio a una jurisdicción de baja tributación, reduciendo así el pago de impuestos. 

Muchos países cuentan con legislación específica que trata de impedir este tipo de operaciones, simplemente considerando los ingresos de estas sociedades como si hubieran sido obtenidos directamente por las personas que las controlan o administran, es lo que se conoce como transparencia fiscal internacional. Mediante la utilización de un accionista y un director fiduciario que actúa también como apoderado de la cuenta bancaria, los propietarios ocultan sus vínculos con la sociedad, por lo que es sumamente complicado para las administraciones tributarias poder probar una relación entre ambos.

¿Cómo se garantizan los derechos del propietario real del director?

Si bien el nominee director sólo actúa según las instrucciones que recibe del cliente, al estar la sociedad offshore formalmente administrada por él y controlada por el accionista fiduciario, deben garantizarse de algún modo los derechos del propietario real, esto se consigue mediante una serie de documentos especiales adicionales, los cuales se mantienen en la más estricta privacidad.

En el caso del nominee director, lo más habitual es que este emita una carta de renuncia sin fecha, mediante la cual cede todos sus poderes al cliente, éste puede hacerla efectiva en cualquier momento, con sólo poner la fecha actual en el documento. Alternativamente el director también puede emitir un memorando en el cual se compromete a su inmediata dimisión, en caso de solicitarlo así el accionista (el cual si es fiduciario a su vez reconocerá los derechos al propietario mediante la llamada declaration of trust). 

Por otro lado, el cliente tendrá que firmarle al director un contrato de descarga de responsabilidad o indemnity agreement , que le exime de cualquier responsabilidad o penalización derivadas de las operaciones de la empresa.

Si el director lleva a cabo funciones ejecutivas o actúa como apoderado de la cuenta bancaria, siempre exigirá un mayor nivel de colaboración con el cliente y deberá ser informado puntualmente de todas las actividades de la empresa. Debido a la responsabilidad que estas funciones implican, el agente de formación normalmente aplicará también un mayor nivel de due diligence, que es como se conocen las medidas contra el blanqueo de capitales, que consisten en la correcta identificación del cliente y la determinación del origen de los fondos depositados.

¿Qué cuesta un director fiduciario?

Normalmente el proveedor de servicios offshore o agente residente cobra una pequeña cuota anual, que según la jurisdicción o el agente varía, pero que puede rondar los 300 dólares. Si el nominee director realiza trabajos para la empresa, es decir, no ha cedido la gestión al cliente completamente mediante un poder general de administración, suele facturar además una tarifa por hora trabajada. Si el director fiduciario además actúa como como apoderado de la cuenta, obviamente facturará un importe bastante superior, que puede llegar hasta los 1000 dólares anuales a los que a veces se suma un cargo por transacción.