LLame Gratis por skype.  
pago seguro

¿Qué es un territorio de baja tributación?

Pregunta

¿Qué es un territorio de baja tributación?

Respuesta

Los territorios de baja tributación se conocen con nombres muy variados: jurisdicción o enclave offshore o de baja tributación o extraterritorial, paraísos fiscales en francés y en español, u oasis fiscales en otras lenguas. En el mundo anglosajón reciben el nombre de "Tax Havens" o refugios de impuestos.

Un territorio de baja tributación es un país o un territorio que carga pocos o ningún impuesto a individuos o empresas dentro de sus fronteras. Suelen ser países pequeños o insulares, cuyo régimen fiscal atrae capitales y potencia su actividad económica y financiera. Normalmente no se trata de territorios bananeros con un alto grado de inseguridad jurídica, sino que más bien son enclaves con servicios financieros de cierta sofisticación.
Los centros ya establecidos y consolidados como son las Islas Anglonormandas o del Canal de la Mancha, principalmente Jersey y Guernesey, y la Isla de Man, poseen servicios bancarios de primer orden, lo mismo puede decirse de otras islas caribeñas, como las Islas Caimán y Hong Kong. La baja fiscalidad puede provenir de la existencia de reducidos impuestos, o ninguno, para residentes o no residentes, o ser el resultado de la aplicación de acuerdos de doble imposición, que atenúan la presión fiscal sobre los particulares o empresas que actúan en ellos. En el país donde no existen los impuestos, las autoridades locales obtienen sus ingresos de diferentes tipos de tasas no relacionadas con las ganancias de individuos o empresas, normalmente impuestos indirectos, especialmente sobre importaciones y transacciones comerciales. Lo corriente es la inexistencia de impuestos en territorios de baja tributación para los particulares y las sociedades que obtienen beneficios en el exterior y que no poseen relaciones económicas con individuos o empresas del país, salvo las derivadas de su inscripción o registro y las tasas anuales, normalmente bajas, que abonan. Otra modalidad, y la más frecuente, es la de los territorios en los que los ingresos obtenidos fuera del país no tributan y son sólo los obtenidos localmente los que están gravados con impuestos. En su sentido original la denominación de territorio de baja tributación se refiere a las características económicas de las islas continentales ("offsore islands") Europa y Norteamérica. Antes se trataba de territorios isleños de baja fiscalidad que recibían el dinero de países de gran presión fiscal. El término territorio de baja tributación se ha aplicado también por extensión a países como Andorra, Austria o Luxemburgo, sin ningún tipo de costa marítima, pero con una peculiar situación impositiva que, en ciertas condiciones, les confiere caracteñsticas propias de territoño con baja fiscalidad. Como decíamos se ha generalizado también entre los países desarrollados la existencia de "agujeros fiscales", que los convierten también en auténticos paraísos. Es importante añadir que existe un concepto más amplio de territorio de baja tributación, si por éste se entiende la plaza financiera que maneja fondos procedentes de otros países. Así, la City de Londres es el mayor centro offshore del mundo , el 87% de las transacciones offshore tienen lugar en Londres, Nueva York y Tokio.
El principio que subyace a la existencia de estos enclaves, está unido al principio de soberanía nacional: un país es libre y soberano para establecer los impuestos que debe o no debe pagar una empresa o una persona residente en él. Igualmente, es libre y soberano para decidir si las personas o empresas no residentes deben pagar o.no, y en qué cuantía, por las operaciones comeroales que reahcen en su temtono o fuera de él.
El concepto de no residente incluye aquellas empresas cuya gestión efectiva no se lleva a cabo allí o de aquéllas en las que sus gestores efectivos sean residentes en su territorio. Muchos de estos enclaves son lugares exóticos y centros tuñsticos y vacaclonales reconocidos. Se atribuye su nacimiento a las dependencias del Reino Unido, que antes de la Segunda Guerra Mundial desarrollaron una protección fiscal para millonarios y expatriados en sus islas continentales. Sin embargo, en origen fueron las cuentas en divisas libres de impuestos que eran ofrecidas en Londres a personas físicas, países e instituciones. Algunos remontan su nacimiento a la formación de la primera compañía cautiva de seguros en 1927. En algunos de ellos, los residentes locales no pagan impuestos o pagan más impuestos que los no residentes que tienen allí domiciliadas sus cuentas o sus empresas. Las autoridades locales se afanan en proteger al cliente y sus depósitos, con la finalidad básica de atraer más usuarios de otros países con el incentivo de pagar muy pocos impuestos o ninguno. El cliente no residente no debe tener relaciones comerciales con los residentes, salvo para las tareas administrativas derivadas de la localización empresas.

Ventajas de los territorios de baja tributación

Las principales ventajas de los territorios de baja tributación son las siguientes:

• Tipos impositivos 0% o muy bajos entre el 10%-16%.
• No existe datos personales en el registro mercantil del territorio de baja tributación.
• Secreto bancario con leyes favorables.
• No hay tratados de intercambio de información fiscal.
• Estabilidad económica ante guerras y dictadores.
• Infraestructuras modernas de telecomunicaciones y transporte.
• No hay control sobre el cambio en el territorio de baja tributación.
• Servicios profesionales de contables, agentes residentes, abogados especializados en materias offshore.
• Anonimato garantizado.
• Responsabilidad limitada a 1 euro.
• Posibilidad de contratación de servicios Nominee de Director y accionariado, con cartas de renuncia a favor del beneficiario final de la sociedad.
• Planificación fiscal fácil en el territorio de baja tributación.
• Rápida formación de la empresa offshore entre 2 y 5 días.
• Eliminación de IVA en las operaciones comunitarias.
• Compra de inmuebles.
• No se aplican retenciones fiscales en los depósitos realizados en un territorio de baja tributación.
• Sistema financiero saneado.
• Territorios sin crisis económica.
• Costos económicos para el mantenimiento de la sociedad.
• Protección de patrimonio ante demandas impuestas en los países de alta tributación.
• Protección frente a divorcios.