LLame Gratis por skype.  
pago seguro

Gibraltar, un Paraíso Fiscal

Gibraltar, un Paraíso Fiscal - PARAISOS FISCALES

Gribraltar, un Paraíso Fiscal en la Unión Europea

Hoy en día Gibraltar se parece menos a una colonia británica en territorio español que a lo que realmente es: un paraíso fiscal asociado a la Corona Británica, con un gobernador de Su Majestad, donde el Reino Unido posee importantes y cada vez más reducidas instalaciones militares.

El enclave, de unos 6 kilómetros cuadrados y unos 27.000 habitantes, se encuentra en un lugar privilegiado para el control del tráfico marítimo a través del Estrecho. El peñón que lo domina es una montaña hueca atravesada por 78 kilómetros de galerías. Posee cierta importancia turística, militar, financiera y considerado un paraíso fiscal y centro financiero de primer nivel en la Unión Europea. La corona británica disfruta de autogobierno parcial desde 1964, ampliado en su constitución de 1969, y aspira a más autonomía e independencia, y a ser un territorio dependiente de la Corona, lo que le proporcionaría no sólo mayor margen de maniobra en sus decisiones, sino un estatus parecido al de las Islas del Canal. Esta intención choca no sólo con los intereses del Reino Unido, sino con las autoridades españolas que hasta ahora habían preferido tener al país. británico como interlocutor, y que Gibraltar poseyera el mímico protagonismo internacional. Como parte de la Corona británica, el peñón es territorio de la Unión Europea, pero no pertenece al mercado único europeo y no aplica el IVA.España ha impuesto restricciones al tráfico aéreo y marítimo de Gibraltar, de forma que los aviones con origen o destino en el aeropuerto de la coloniea no pueden aterrizar en nuestro país o sobrevolar el espacio aéreo nacional, salvo en caso de emergencia. Ello les obliga a rodear la península y complica en parte sus operaciones de aterrizaje y despegue en Gibraltar. Las restricciones al tráfico y aéreo podrían levantarse completamente en un futuro próximo.

La principal actividad económica tradicional ha sido los beneficios derivados de la presencia del ejército británico. En la actualidad, la mayor fuente de riqueza procede de las actividades financieras que ocupan a buena parte de la población activa. Por más que sus residentes sufren una elevada presión fiscal, fue uno de sus propios primeros ministros quien convirtió a Gibraltar en un paraíso fiscal y, al mismo tiempo también, en un importante centro financiero.

En este pequeño territorio tienen su sede un buen número de bancos y de agentes especializados en la formación de trusts y compañías, ubicados principalmente en la bulliciosa y comercial Main Street. El sistema bancario está regulado. Servicios que se ofrecen también son compañías de seguros y registro de buques. Se habla de unas 80.000 sociedades registradas en la colonia, aunque la cifra real debe ser cerca de la mitad. De ellas, aproximadamente el 10% operan como sociedades inmobiliarias en España, y suelen ser propietarias de viviendas en la cercana Costa del Sol y en el Argarve portugués. La venta de la propiedad de estas sociedades permitía transferir la titularidad de las viviendas, ahorrándose Impuestos en España. Es frecuente que muchos extranjeros residentes en España transfieran sus propiedades inmobiliarias a sociedades gibraltareñas para beneficiarse en una posible compraventa, en la que el vendedor se limita a traspasar por una cantidad desconocida las acciones de la sociedad, ahorrándose impuestos, estas trabas han hecho descender el número de compañías gibraltareñas propiedad de residentes en nuestro país. Fundamentalmente se crean sociedades exentas, con una tasa anual fija en el rango de 550 euros que hay que pagar al gobierno Gibraltareño, de las que hay unas 8.500. El registro de buques también es una especialidad offshore de la colonia. 

Desarrollos recientes facilitan la redomiciliación de compañías, la regulación del comercio electrónico, incluyendo las apuestas por teléfono y los casinos en línea, y el establecimiento de "Protected Cell Companies" o compañías de células protegidas, dirigidas a las compañías de seguros cautivas y a las sociedades gestoras de fondos de inversión. Posee un programa que facilita la residencia de personas con elevado patrimonio.

En general, el funcionamiento de los bancos es similar al de otros centros offshore, siendo habitual que soliciten referencias a la hora de abrir una cuenta bancaria offshore. La presencia de bancos españoles puede facilitar al residente en España, realizar algún tipo de gestiones en Gibraltar. Sin embargo, los requisitos de discreción y protección de bienes no aconsejan por el momento la colonia como un lugar adecuado. Falta añadir que está en marcha todo un proceso de armonización de la actividad financiera de la colonia con la Unión Europea. El gobierno británico presiona continuamente a las autoridades de Gibraltar a introducir en su legislación las directivas financieras y bancarias de la Unión Europea contra el blanqueo de dinero y en favor de la transparencia fiscal. A finales de 1996 el gobierno de la corona creó una comisión para la lucha contra el narcotráfico y el blanqueo de dinero ilícito. También es fruto de esta presión la legislación reciente que implanta las directivas europeas sobre presentación de cuentas de sociedades. La persecución de la Comisión Europea para que suprima el régimen de sociedades exentas y deje de ser un paraíso fiscal comienzo en 1999 y es continua, sobre todo a partir de que en 2003 el gobierno de la colonia pretendiera suprimir en la práctica el impuesto de sociedades.

En enero de 2005, la Comisión Europea instó de nuevo al gobierno del Reino Unido a eliminar el régimen de las 8.500 sociedades exentas de Gibraltar. La exención deberá desaparecer en 2010 y sólo se regularán siendo beneficiarias de este régimen aquellas sociedades constituidas antes de 2003, siempre que no modifiquen su actividad. El 18 de febrero de 2005 el gobierno británico aceptó las condiciones de la Comisión. No sabemos que deparará el futuro a Gibraltar. Con independencia de las reivindicaciones españolas, hay que decir que conforme la Unión Europea se vaya consolidando y la situación económica española mejorando, importará menos el control británico sobre la misma y es posible que la integración en España sea real aunque no formal. Las difíciles y tortuosas relaciones con el gobierno español son, a corto plazo, una dificultad para su crecimiento como centro offshore. Las autoridades gibraltareñas abrigan esperanzas independentistas frente a los intereses militares y estratégicos británicos, y también contra los deseos de integración españoles. Como se ha dicho arriba, su pretensión es dejar de ser una colonia y convertirse en dependencia de la Corona, como las Islas del Canal o la Isla de Man. Sin embargo, la Constitución de Gibraltar, que data de 1969, prevé la posibilidad de una administración directa por parte del gobierno británico en circunstancias excepcionales.

No parece muy recomendable trabajar en Gibraltar, salvo por su proximidad geográfica.

La única ventaja puede ser, como hemos mencionado antes, la presencia de sucursales de bancos españoles, que pueden facilitar alguna operación desde su residencia en España. En un determinado momento Gibraltar ha llegado a ser el quinto inversor en Rusia, detrás de Estados Unidos, Chipre, Alemania y Holanda. Para toda España en general. Si a ello se añade su carácter genuinamente offshore, con su punto fuerte en la constitución de sociedades pantalla y registro de buques, se comprenderá la prevención de las autoridades policiales españolas hacia las numerosas y variadas actividades que se llevan a cabo diariamente en el peñón. Complica la situación el que ni una, del centenar de peticiones de auxilio cursadas por los jueces españoles a sus colegas gibraltareños en los últimos años, ha tenido éxito. Este aspecto amenazador contrasta con las investigaciones españolas de actuaciones sospechosas en la colonia. En 1998, El Servicio Ejecutivo de la comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales (SEPBLAC) investigo 18 operaciones sospechosas con base en Gibraltar. La Brigada de Delitos Monetarios otras 19 y por último, de las 8.000 empresas gibraltareñas que presuntamente actúan en España, la Agencia Tributaria sólo inspeccionó 300 entre 1994 y 1998.

En 2002, la OCDE excluyó a la colonia de su lista negra y la consideró como un enclave "colaborador".

La contrapartida era una serie de actuaciones que la colonia deberla llevar a cabo, entre ellas el intercambio de información fiscal, no introducir leyes de secreto bancario, adoptar medidas de transparencia sobre beneficiarios finales y titularidad de las empresas y normas contables similares a las europeas . La cooperación administrativa, policial y judicial se reforzará con la nueva Constitución Europea. Los acuerdos entre el Reino Unido y España, firmados en mayo de 2000, han permitido aclarar algunos aspectos de las relaciones exteriores de la colonia, que correrán a cargo del Reino Unido, impidiendo a Gibraltar tener relaciones directas con la Unión Europea y con otros países y organismos internacionales. En este contexto, se alcanzó un acuerdo inicial de colaboración policial entre las autoridades españolas y las británicas. Este acuerdo se relaciona con la aceptación parcial por parte del Reino Unido de los acuerdos de Schengen que facilitan la movilidad de los ciudadanos dentro de la Unión y la desaparición progresiva de las fronteras intracomunitarias.

Dejar un Comentario

* Nombre:
* E-mail: No será publicado
   Website: URL con http://
* Comentarios:
Código de Seguridad