LLame Gratis por skype.  
pago seguro

Sociedades holding

Sociedades holding - PARAISOS FISCALES

¿Como Establecer una Sociedad Holding?

Se trata de aquellas sociedades cuyo activo (más de la mitad según la legislación española) está constituido mayoritariamente por participaciones en otras entidades. Su finalidad habitual es el control accionarial de otras empresas para proporcionar financiación, aflorar el fondo de comercio (activos intangibles como la marca o la cartera de clientes) y cobrar dividendos, intereses de préstamos, "royalties" o regalías, o derechos de explotación. A través de ellas el traspaso de la propiedad de una empresa en un país puede hacerse por medio de compraventa de la sociedad "holding" que posee las acciones en una jurisdicción offshore. Esta compraventa y el cambio de titularidad pueden hacerse sin tributar en la jurisdicción donde actúa la empresa. Este procedimiento es habitual al adquirir otras empresas basadas en un tercer país y es una de las razones de la popularidad de los paraísos fiscales para canalizar inversiones a terceros países. En España, las sociedades holding propietarias de empresas familiares poseen además determinadas ventajas, como exenciones en el Impuesto de Patrimonio, si cumplen ciertos requisitos. Dada su importancia para la economía internacional y especialmente para las empresas que operan en diferentes jurisdicciones, las sociedades "holding" gozan de un trato fiscal de favor en algunos países de alta tributación. Lo mismo ocurre con los denominados "Centros de Coordinación", que suelen ser filiales de empresas multinacionales que prestan servicios de gestión general ("International Group Headquarters") o de carácter auxiliar, como financiación, gestión de tesorería, canalización de ventas, gestión administrativa o de distribución al grupo de empresas al que pertenecen y que suelen tributar en función de sus costes. Su uso para ahorrar impuestos se ha generalizado en los últimos años. Los lugares adecuados para establecer este tipo de compañías son aquéllos donde sus ganancias no se gravan, o si se hace es en poca cuantía. También, aquellos países donde las ganancias obtenidas en el exterior sufren pocos o ningún impuesto. Y, por último, aquéllos donde existen ventajas fiscales para ciertas compañías que no se dedican a actividades comerciales o industriales en su jurisdicción.   

"El uso más habitual de la compañía holding es recoger las ganancias procedentes de la actividad que se trate (industrial, comercial, inversiones, préstamos, derechos de patente u otros) realizada en un país diferente al de residencia. En muchos países de alta fiscalidad, siempre que las ganancias no se distribuyan, por ejemplo en forma de dividendos o al liquidar o vender la compañía, tales ingresos no están sujetos a trubutación."

Muchas veces las compañías holding no se crean sólo para recoger ganancias, sino que desempeñan un papel en su reinversión libre de impuestos y hoy en día con la crisis económica son instrumentos imprescindibles para la planificación fiscal. Incluso pueden ponerse a disposición de quien controla la compañía en forma de un préstamo, en vez de repartir dividendos. A veces, la persona o compañía que recibe el préstamo puede deducirse los intereses pagados por dicho préstamo. Los países tradicionales en el establecimiento y utilización de sociedades holding han sido Holanda y Luxemburgo. El Reino Unido y, especialmente, España han desarrollado legislaciones ventajosas para estas compañías. Otros regímenes favorables se encuentran en Austria, Bélgica, Dinamarca, Suiza, Alemania y Madeira. La Directiva matriz-filial de la Unión Europea 90/435, en línea con las recomendaciones del informe Ruding, proporcionó un impulso para la utilización de las compañías holding en Europa y para el diseño de esquemas de planificación internacional fiscal y financiera. La directiva establece que los dividendos que se pagan dentro de un mismo grupo de compañías en diferentes países de la Unión Europea no están sujetos a retención en origen ni a doble imposición. En actualidad económica existen esquemas internacionales combinan las ventajas de las compañías "holding", de la directiva matriz-filial y de los convenios para evitar la doble imposición. El aprovechar los diferentes convenios entre países es una técnica de Planificación Fiscal Internacional que se conoce como "treaty shoppmg", o búsqueda de acuerdos internacionales "a la carta". Las estructuras son a veces complejas, pero efectivas. Suele citarse el ejemplo de empresas que suscriben un préstamo para invertir en filiales en el extranjero. El interés pagado por el préstamo es deducible,  mientras que los dividendos procedentes de la filial, incluyendo su venta, apenas pagan impuestos. En esencia se trata del traslado de los beneficios de un país de alta fiscalidad a otro de baja o ninguna fiscalidad. 

Países Bajos

En los Países Bajos las compañías que reúnen una serie de entre ellos el tener como única actividad la participación en otras requisitos, sociedades pueden beneficiarse de exenciones fiscales, siempre que no haya reparto de dividendos. Las ganancias pueden invertirse o servir para financiar las empresas que componen el grupo. La extensa red de tratados para evitar la doble imposición internacional permiten incluso que no haya retención en origen, acogiéndose a la directiva matriz filial de la Unión Europea. Los dividendos pueden cobrarse en otros países, ya sean paraísos fiscales o países de alta fiscalidad que tengan con Holanda un tratado de doble imposición. El impuesto sobre ganancias de capital puede aplazarse de forma permanente o indefinida si la filial se encuentra en un país en el que no se pagan impuestos sobre ganancias de capital y se mantienen estas ganancias en la compañía holding holandesa.

Luxemburgo

En Luxemburgo existen desde 1929 las sociedades holding, sin embargo sus ventajas fiscales, entre ellas la reinversión de los beneficios libres de impuestos en otros países, llevaban a que no se les aplicaran los tratados para evitar la doble imposición. En 1990 una nueva ley desarrolló un estatuto que regula un segundo tipo de compañías holding que sí aplicación de dichos tratados.

Reino Unido

En el Reino Unido se exime del impuesto de sociedades a las empresas matrices con residencia en el país, o a empresas constituidas en otros países que son residentes a efectos de impuestos en el Reino Unido, o que son filiales británicas de compañías extranjeras. Deben estar controladas y gestionadas desde el país británico. La filial debe estar sometida a un impuesto similar al británico en el país de donde obtiene sus beneficios. La empresa debe poseer una participación accionarial sustancial (al menos de un 10% y con derecho al 10% de dividendos o beneficios a distribuir) en otra o más empresas durante doce meses y más de dos años antes de su disolución. Pueden beneficiarse de los acuerdos para evitar la doble imposición internacional. No hay impuestos sobre los dividendos en el Reino Unido, de forma que la compañía holding puede pagar dividendos a personas o empresas no protegidas por el convenio, incluyendo residentes en paraísos fiscales. Una ley de 2002 (Finance Act 2002) añadió a las ventajas anteriores la exención de impuestos de la venta de una parte sustancial de las acciones de la filial, siempre que se mantuviera el estatus de la compañía después de la venta. 

Dejar un Comentario

* Nombre:
* E-mail: No será publicado
   Website: URL con http://
* Comentarios:
Código de Seguridad