LLame Gratis por skype.  
pago seguro

Tipos de Cuentas en los Paraísos fiscales

Tipos de Cuentas en los Paraísos fiscales - PARAISOS FISCALES

Tipos de Cuentas Bancarias y Depósitos

Todos los bancos ofrecen una amplia variedad de productos financieros. Depende de los intereses de cada cliente el seleccionar unos u otros. Hay muchos tipos diferentes de cuentas y depósitos, de los cuales los más importantes y corrientes son los que se describen a continuación.

Cuentas a la Vista

En inglés suele denominárselas "Instant Access Deoosit Accounts" o "Call Deposit Accounts" o simplemente "Deposit Accounts" o "Saving accounts". Sus principales características son:

  • Suelen ofrecerse en distintas divisas, proporcionando consecuentemente diferentes tipos de interés según la moneda
  • Permiten extraer dinero inmediatamente o con una demora mínima de un par de días. Pagan más intereses que las cuentas corrientes, pero pueden existir restricciones respecto a la cantidad máxima de dinero que se puede sacar.
  • Se pagan intereses a partir de una cantidad o depósito mínimo. Este depósito mínimo puede ser relativamente bajo, por ejemplo de 6.000 euros.
  • Los intereses varían según la cantidad de dinero que existe en la cuenta, y de divisa a divisa, siguiendo la fluctuación diaria de los mercados monetarios. Los intereses pueden pagarse mensualmente, trimestralmente o anualmente, dependiendo de las condiciones de cada banco.
  • Algunos bancos pueden requerir un aviso previo ("notice") de 30, 60 ó 90 días antes de poder retirar el dinero. Las tasas de interés pueden variar durante el período de espera después del aviso.

Hay bancos que aceptan cantidades relativamente modestas, a partir de 20.000 euros para abrir este tipo de cuentas. Aunque la publicidad y el propio nombre de la cuenta dice que el dinero puede retirarse al instante o a la vista, sólo puede disponerse de él pidiendo por carta un cheque al banco. Este cheque tiene, a su vez, que ingresarse en una cuenta local para ser cobrado varios días después. La duración total de este proceso puede ser de hasta cuatro semanas. Estas demoras son una de las quejas mas importantes de los usuarios de estos servicios. Salvo que la diferencia en los intereses sea lo más importante, es mejor inclinarse por cuentas corrientes con cheques y tarjetas.de crédito y débito, como las que se describen a continuación, que sí permiten un acceso instantáneo al dinero.

Cuentas Corrientes (Current Accounts, Checking Accounts o Cheque Accounts)

Es el producto bancario clásico por excelencia, denominado en cualquiera de las principales divisas. Se utiliza con un libro de cheques y, en muchas ocasiones, va acompañado de tarjetas de crédito. Suelen pagar intereses bajos, más reducidos que las Cuentas a la Vista. Básicamente, es una cuenta a la vista con libro de cheques. En este caso, la disponibilidad del dinero es inmediata. Además de los cheques, puede haber órdenes permanentes de pagos ("standing orders") o cargos en cuenta de recibos. Los bancos offshore ofrecen talonarios de cheques para casi todo tipo de cuentas. Hoy en día es frecuente que estos cheques se ofrezcan en varias monedas, incluyendo el euro. Los cheques de viaje son también una forma de manejar dinero. Son cheques por una cantidad fija normalmente en las principales monedas, que se firman cuando se reciben y se vuelven a firmar cuando se cambian por dinero en efectivo. La doble firma añade seguridad. Se cargan en la cuenta antes de utilizarse y llevan aparejada una comisión. El problema es que al no saber si se van a utilizar todos, el reembolso de los cheques lleva también una comisión. La utilización offshore implica su obtención en el banco donde se tiene la cuenta, y por tanto un desplazamiento, por lo que no es un mecanismo ágil. Como todo medio de pago moderno, deja rastro electrónico. Es frecuente que todos los extras se paguen, ya que puede haber un cargo por cada cheque que se extienda o por cada recibo que se domicilie, Siempre debe pedirse al banco información sobre estos extremos. En algunas entidades existen limitaciones acerca del número de cheques que pueden utilizarse durante un periodo de tiempo. Conviene seleccionar aquellos bancos que no carguen por servicios o que carguen la menor cantidad posible por estos servicios. Si no se utilizan cheques con frecuencia, lo mejor es no pedirlos. Si en un momento determinado se necesitan, basta con pedir un cheque al propio banco ("bank cheque"), lo que conlleva también tiempo y gastos.

Cuentas a Plazo Fijo (Fixed Term Deposit Accounts)

Como nombre indica, el dinero se deposita a plazo, obteniéndose un interés má elevado que en las cuentas a la vista. Las cantidades mínimas varían de banco a banco, desde aproximadamente seis mil hasta ciento veinte mil euos. Cuanto menor es el plazo, mayor es la cantidad de dinero mínima necesaria para abrir la cuenta. Cuanto mayor es la cantidad de dinero depositada, mayores intereses se obtienen, dependiendo también del tiempo que se deje el dinero en la cuenta y por supuesto de la moneda con la que se opere. Hay que inclinarse por un banco que ofrezca un abanico amplio de períodos de tiempo de depósito, desde un mes hasta tres años. El banco garantiza el interés pactado al inicio del depósito hasta el final del período. Los intereses se pagan al final del mismo, o a intervalos más largos que en las cuentas a la vista, por ejemplo cada seis meses. Retirar el dinero antes de lo previsto lleva a incurrir en penalizaciones que deben conocerse con antelación. La prudencia obliga a elegir una cuenta a plazo fijo sólo cuando no se va a necesitar el dinero. En todos los casos, los bancos envían extractos de la cuenta cuando se le piden. A veces retienen estos informes a petición del cliente, pagando una cuota. Una opción conservadora es que el banco gestione los depósitos invirtiéndolos en fondos de inversión, o en otros activos. Si el cliente prefiere seleccionar sus propias Inversiones, los bancos realizan gustosamente operaciones en bolsa, con sus correspondientes gastos. Como se ha señalado antes, las transacciones bursátiles se realizan normalmente a nombre del banco, pero por orden del cliente, lo que garantiza una razonable opacidad. En tal caso, sólo investigaciones largas y cuidadosas permiten descubrir al auténtico comprador o vendedor de acciones o bonos. La gestión de fondos implica siempre la extstencla de una cuenta, a la que se denomina habitualmente "Managed Account", "Investment Account" o "Porffolio Account". Existen diferentes modalidades, la más liberal de las cuales es dejar que el propio banco la administre a voluntad. A partir de cantidades elevadas es el cliente el que decide las inversiones o recibe un trato más personalizado con inversiones que se ajustan a sus deseos y objetivos de inversión. Para la mayor parte de las personas basta normalmente con una cuenta depósito en el exterior, en un banco importante. Si se trabaja con pagos u operaciones internacionales con frecuencia, es aconsejable una segunda cuenta corriente, con cheques para el día a día, mientras que los fondos que no se necesiten pueden ir trasvasándose a la cuenta depósito donde se perciben más intereses. En escena, se trata de utilizar la cuenta offshore de la misma forma que la cuenta corriente habitual En la mayoría de los casos no es necesario embarcarse en esquemas complejos, como compañías o "trusts", o tomar pólizas de seguros. El inversor modesto o sin ganas de complicarse la vida, y de pagar mucho dinero a abogados extranjeros, buscará un banco sólido, en un territorio offshore consolidado, con un buen sistema legal, que proporcione:

  • Confidencialidad
  • Seguridad
  • Liquidez
  • Atención personalizada
  • Intereses competitivos sin impuestos en origen

Dejar un Comentario

* Nombre:
* E-mail: No será publicado
   Website: URL con http://
* Comentarios:
Código de Seguridad