LLame Gratis por skype.  
pago seguro

Selección de la sociedad offshore

Selección de la sociedad offshore - PARAISOS FISCALES

Factores principales a la hora de elegir la sociedad offshore: 

Criterios Generales

  • Cuál es el principal o los principales objetivos del interesado: actividades comerciales, ahorro de impuestos, si se van a mover o no los fondos, cobrar derechos derivados de la propiedad intelectual como son los de autor, los de patentes o derechos de imagen, distribución de herencias, seguros de vida, mversión en bolsa, adqmslción de inmuebles, o recibir la atención bancaria exclusiva propia de la banca privada.
  • Nivel de patrimonto que se posee. Pueden ser varios millones de euros para invertir o una cantidad mucho más modesta, por ejemplo se puede empezar con 60.000 euros para ir aumentando poco a poco esta cantidad, lo que se conoce como poner el "nido" o la semilla.
  • Exposición jurídica. Puede optarse por esquemas transparentes como son el aprovechar los tratados de doble imposición o los esquemas basados en sociedades "holding", o las ventajas de las empresas familiares u otros derivados de la segregación de las fuentes de activos o de su asignación a diferentes estructuras societarias. Hay esquemas menos transparentes que se verán más adelante basados en trusts y sociedades radicados en diferentes enclaves.
  • Privacidad. Lo fundamental puede ser buscar el secreto bancario más estricto atendiendo a la práctica y a las leyes del enclave, a su lejanía o a la "utilización, cada vez menor, de las sociedades de acciones al portador.
  • Perfil inversor, para lo que se busca el instrumento más adecuado: seguros, fondos, bonos, inversión en bolsa.
  • Tiempo que se dispone para la supervisión. Si no se dispone de tiempo hay que recurrir a otra persona, intermediario financiero, abogado, agente de formación de compañías, fiduciario, para que gestione los asuntos a cambio de una remuneración.
  • Distancia y accesibilidad derivadas de la localización geográfica o del idioma o costumbres, de sus comunicaciones con el exterior (físicas o telemáticas) su carácter turístico u otros. Los medios de comunicación electrónicos y, especialmente, Internet han hecho que el factor distancia sea menos relevante.
  • Costes de gestión y generales que se pueden asumir.
  • Características de cada enclave, en especial de su legislación y su expenencia o especialidad, y su ajuste al tipo de operaciones que se quieren realizar.

Principales territorios offshore

Una lista de los principales territorios offshore es la siguiente: Andorra, Austria, Chipre, Gibraltar, Holanda, Irlanda, Liechtemtein, Luxemburgo, Madeira, Malta, Mónaco, Suiza, Islas Británicas, Aldemey, Guernesey, Isla de Man, Jersey, Sark, Barbados, Caribe, Anguila, Antigua y Barbuda, Antillas Holandesas, Aruba, Bahamas, Naurú, Belize, Panamá, Bermuda, Caimán, Granada, Islas V. Británicas, Islas Vírgenes Norteamericanas, Nevis, Turk y Caicos, Hong Kong, Islas Cook, islas Marshall, Islas Samoa, Labuan, Singapur, Vanuatu. Para las autoridades fiscales españolas, la lista de territorios offshore es ligeramente diferente.

Requisitos de un Centro Offshore

  1. Libertad de movimiento de capitales, sin control de cambios.
  2. Buenos y fiables servicios bancarios. Secreto bancario protegido por la ley.
  3. Fiscalidad baja o nula. Sin impuestos sobre ganancias de capital.
  4. Buenas comunicaciones y facilidad de contacto lingüístico.

Ejemplos de especialización:

  • Centros bancarios tradicionales: Suiza, Liechtenstein, Luxemburgo, Islas Caimán, Isla de Man e Islas del Canal.
  • Secreto bancario: Austria, Luxemburgo, como países respetables. Islas Caimán, Bahamas y Singapur, menos respetables.
  • Depósito de fortunas: Suiza, Andorra, Mónaco e Islas del Canal.
  • Sociedades interpuestas: Islas del Canal, Gibraltar, Islas Vírgenes Brítanicas.
  • Fundaciones: Austria, Jersey, Bermudas, Liechtenstein, Panamá.
  • Fondos de inversión: Luxemburgo, Dublín.
  • Beneficios para las sociedades holding o tenedoras de acciones: Luxemburgo, Holanda, España, Reino Unido.
  • Compañías cautivas de seguros: Bermudas, Islas Caimán y las de Jersey, Man y Guernesey.
  • Comercio electrónico y casinos on-line: Antigua y Barbuda, Gibraltar, Costa Rica, Jersey, Malta, Islas Cook, Jersey, Islas Seychelles, Islas Mauricio, Bermudas e Isla de Man.
  • Registro de buques: Bahamas, Bermudas, Croacia, Gibraltar, Hong Kong, Isla de Man, Chipre, Liberia, Mónaco, Panamá y Singapur. En- tre los países de alta tributación Noruega y Reino Unido.
  • Constitución de Bancos offshore: Antigua y Barbuda, Bahamas, Islas Caimán, Samoa Occidental y Vanuatu.
  • Centros para clientes islámicos: Labuan.

Respecto al régimen fiscal hay también diferencias, por ejemplo existen países y territorios sm impuestos de renta y sociedades como Andorra, Anguila, Bahamas, Islas Bermudas, Brunei, Emiratos Arabes Unidos, Islas Caimán, Mónaco, Islas Turk y Caicos o Vanuatu. Suelen carecer también de otros impuestos como por ejemplo sobre herencia. Con independencia de lo que al respecto se diga, hay que tener en cuenta en la selección la calidad de los servicios que proporcionan, su historia y la experiencia anterior con otros clientes, el tipo de protección legal y fiscal de la que disfrutan los inversores y su estabilidad socioeconómica. Es fundamental que el país posea una base legal sólida y establecida a lo largo de los años. No hay una garantía total de que un temtorio con baja tributación continúe así para siempre. En los países en los que no se pagan impuestos por ingresos obtenidos en el extranjero es posible que fuerzas políticas locales intenten cambiar esa situación antes o después. Que esto ocurra es más o menos probable dependiendo de muchos factores políticos, socioeconómicos y de tradición. Es importante saber dónde está la sede principal del banco con el que se quiere trabajar, así como estar familiarizado con las prácticas y leyes bancanas del país donde se poseen las cuentas. Es de ayuda también leer las noticias financieras internacionales, de forma que se pueda estar atento a las señales de alerta y a la mínima noticia de problemas en ese banco o país, para cambiar inmediatamente a otro. Los problemas bancarios, con excepciones, suelen ir precedidos con cierta antelación de noticias desfavorabies en prensa. Es conveniente no tener relación de ningún tipo con el gobierno del país en cuestión. Estos servicios están pensados para no residentes, esto es para personas que no visitan nunca el país o para las que, a lo sumo, pasan en él unos días al año. Especialmente importante es que no se mantengan relaciones comerciales con residentes o con sus empresas, salvo las derivadas de las operaciones offshore establecidas. Quebrantar esta circunstancia puede significar pasar a tributar como en el país de residencia. Habitar en la jurisdicción offshore durante periodos prolongados de tiempo coloca al cliente en una situación muy diferente respecto a las autoridades, y por ende respecto al banco al que ha confiado sus ahorros. Una simple multa de tráfico o una pequeña deuda adnumstrativa sin pagar puede tener repercusiones muy importantes desde el punto de vista financiero. Tal vez no sea ajeno a este hecho el que muchos paraísos fiscales se encuentran en conocidos lugares de vacaoones o en países exóticos. La leyenda va aún más lejos: se dice que hay paraisos fiscales cuyos promotores eran turistas que fueron allí sólo con la retención de pasar unos días de descanso. Algunos centros offshore de primer orden, como la Isla de Man, poseen un esquema de protección de depósitos que cubren, como en España, hasta una cantidad moderada del dinero ingresado en las instituciones financieras.

Dejar un Comentario

* Nombre:
* E-mail: No será publicado
   Website: URL con http://
* Comentarios:
Código de Seguridad