LLame Gratis por skype.  
pago seguro

Los Bancos Españoles en Offshore

Los Bancos Españoles en Offshore - PARAISOS FISCALES

Los Bancos Españoles en Offshore

Entre 1997 y 2002, diecisiete cajas de ahorros y bancos españoles (Monte de Piedad y Caja de Ahorros de Huelva y Sevilla, Cajasur, Caja San Fernando de Sevilla y Jerez, Cajamurcia, Caja de Ahorros del Mediterráneo, La Caixa, Caja de Ahorros de Cataluña, Caja Madrid, Caja España, Caja de Ahorros de Terrasa, Caja de Ahorros de Castilla La Mancha, Caja de Ahorros de Santander y Cantabria, Banco Santander Central Hispano, BBV y BBVA, Banco Sabadell, Banco Popular Español y Bankinter) utilizaron las Islas Caimán para captar fondos a través de la emisión de "participaclones preferentes", instrumentos de captación de recursos, normalmente gravados por impuestos locales.

Estas diecisiete entidades no abonaron el correspondiente Impuesto de Sociedades del 35% por las plusvalías generadas por sus filiales offshore, al ser éstas consideradas no residentes en España desde el punto de vista fiscal. Esta forma de financiarse a bajo coste ha sido empleada también por algunas grandes empresas españolas como Telefónica, Repsol, Endesa y Sol Meliá (Fuente: diarios El Mundo y El Periódico, febrero y marzo de 2003). Muchos suscriptores de las participaclones fueron clientes españoles a quienes se les ofrecieron rentabilidades superiores a las normales del mercado, aunque a estos clientes afortunados sí se les aplicaron las correspondientes retenciones sobre sus ganancias de capital. Con estas operaciones los bancos y cajas de ahorros consiguieron captar fondos p.ara sus actividades, eludleron el pago del correspondiente impuesto de sociedades y beneficiaron a clientes especfficos. Operaciones singulares que contaron en todo momento con la autorización del Banco de España, el visto bueno y el correspondiente registro de la Comisión Nacional del Mercado de Valores y del Ministerio de Hacienda. En febrero de 2003, la Fiscalía Anticorrupción ponía en duda la legalidad de estas operaciones basándose, entre otras consideraciones, en que las sociedades offshore, propiedad de las entidades financieras españolas, estaban dirigidas y.controladas desde España, por lo que a efectos tributarios debían ser conslderadas españolas. Esta misma fuente estimaba en 240 millones de euros el dinero que Hacienda había dejado de ingresar. En marzo de 2003 una enmienda parlamentaria a la Ley 19/2003 evitó que las. entidades, financieras y. las empresas afectadas tuvieran que pagar a Hacienda los impuestos no lngresados. Esta nueva ley sobre prevención del blanqueo de capitales prohfbe a todas las entidades cotizadas, sean o no financieras, emitir participaciones preferentes desde paraísos fiscales. Debe tomarse buena nota del trato especial que las autoridades económicas españolas brindaron a estas entidades, del trato especial que algunas cajas de ahorros dan a algunos de sus clientes y de cómo el uso de los paraísos fiscales puede ser para algunos perfectamente legal para evadir impuestos, y también del trato especial que los medios de comunicación dan a algunas sociedades, y de cómo unos pueden usar sus ventajas y otros no. La estigmatización y criminalizaión del uso de los paraísos fiscales por parte de las autoridades, de los pafudos políticos y de los medios de comunicación ha ido, en este flagrante y descomunal caso, acompañado en paralelo de una utilización descarada de estos servicios por parte de instituciones financieras y de grandes empresas, bendecida por los medios de comunicación y por los propios partidos políticos, éstos en sede parlamentaria, y con la utilización de potentes instrumentos legales.

Dejar un Comentario

* Nombre:
* E-mail: No será publicado
   Website: URL con http://
* Comentarios:
Código de Seguridad