LLame Gratis por skype.  
pago seguro

Tarjetas Anónimas

Tarjetas Anónimas - PARAISOS FISCALES

Repatriación Discreta de Capitales Offshore

¿Le gustaría realizar compras anónimas, recibir dinero de cualquier persona o empresa y poder sacar dinero en todos los cajeros automáticos del mundo?

Las principales características de nuestras tarjetas anónimas en paraísos fiscales son:

  • Libre de impuestos: Usted no pagarán ningún tipo de impuesto por tener dinero en la cuenta de la tarjeta, esta emitida por bancos de primer nivel en Letonia. Las marcas de las tarjetas pueden ser Visa o MasterCard en Euros o dólares americanos.
  • Anonimato: Usted podrá realizar compras anónimas por internet, establecimientos, registrar la tarjeta en soluciones de pago como PayPal, 2Checkout.com.
  • Recargar la tarjeta: Podrá recargar la tarjeta usted mismo ó cualquier persona, empresa que usted quiera ya que la recarga de fondo se realizará de forma 
  • Puede utilizar la tarjeta como modo de pago para sus clientes puedan recargar su tarjeta mediante transferencia bancaria, cheques, Western Union y MoneyGram.
  • Según la moneda que quiera utilizar para sus transacciones puede adquirir nuestras tarjetas virtuales Visa para utilizar en Euros y MasterCard si usted va a realizar las transacciones en dólares americanos, ambas tarjetas están emitidas por bancos de primer nivel en Letonia.

Las tarjetas anónimas son uno de los productos estrella de la industria offshore y representan una manera sencilla de repatriar fondos desde un paraíso fiscal o territorio de baja tributación al país de residencia, sin comprometer los datos de la cuenta offshore donde se tienen depositados los fondos principales. 

Muchos bancos offshore también facilitan tarjetas de débito o crédito convencionales a sus clientes, pero estas normalmente llevan impreso el nombre del titular y están vinculadas directamente a la cuenta bancaria, por lo que su uso puede suponer un riesgo importante para la privacidad. Para dar solución a este problema, proveedores de servicios offshore, agentes de formación, además de un sinfín de intermediarios menores (algunos de ellos de dudosa reputación) ofrecen tarjetas anónimas en diferentes formatos y divisas. 

Cómo funcionan

El principio es bastante sencillo y básicamente consiste la interposición de un intermediario entre la cuenta offshore del cliente y su tarjeta de débito, la cual es totalmente independiente de la cuenta bancaria. En realidad, las tarjetas anónimas no nacieron con la intención de serlo, sino más bien son un “efecto secundario” de determinados usos de las tarjetas de débito tradicionales, el cual se ha explotado para fines de privacidad.

Desde hace algunos años, está proliferando el uso de tarjetas por parte de muchas compañías e instituciones para realizar pagos de salarios o comisiones de afiliados comerciales. El funcionamiento es simple. La empresa que administra el programa tiene una “cuenta madre” en una institución financiera. De ella dependen una serie de “cuentas hijas” o “subcuentas”, correspondiendo cada una de ellas a una tarjeta de débito. A la hora de repartir las comisiones o salarios, la empresa desde la cuenta madre deposita en cada subcuenta la cantidad correspondiente, pudiendo retirarla el beneficiario a través de su tarjeta en cualquier cajero automático. La característica que hace que el sistema pueda ser utilizado con fines de privacidad, es que las diferentes “cuentas hijas” o “subcuentas” normalmente no son nominativas, sino que se identifican únicamente por una numeración. Esta por lo general coincide con el número de la tarjeta asociada. De este modo, si el titular de la tarjeta realiza un reintegro en una cajero automático o hace un pago en un punto de venta, sólo se registrará el número de la tarjeta, pero ningún dato personal como nombre o dirección. 

La mayoría de programas de tarjetas anónimas funcionan con este mismo principio. La “cuenta madre”, también conocida bajo el nombre de “trust account”, porque guarda bajo custodia los fondos de los clientes, normalmente es abierta por una empresa financiera o un procesador de pagos. Este asigna una subcuenta numerada a cada cliente que contrata una tarjeta. El cliente, cuando quiera cargar fondos en la misma, deberá hacer una transferencia desde cualquier banco (normalmente será desde su cuenta offshore) a la “cuenta madre” de la empresa financiera titular del programa, indicando en el mensaje de la transferencia solamente su número de tarjeta. Una vez recibido el dinero, la financiera identificará el pago e ingresará el importe en la subcuenta correspondiente, quedando entonces el dinero disponible para su utilización o retiro por cajero automático. Aquí puede haber algunas variantes. Por ejemplo existen proveedores que reciben los fondos para las recargas a través de cuentas bancarias diferentes a la que alberga el programa de tarjetas (lo que lo hace aun más discreto) o permiten medios de pago alternativos como por ejemplo Cheques,  Western Union, Moneygram o incluso determinadas monedas digitales. El proveedor del servicio cobrará una tarifa por recarga, generalmente un porcentaje sobre la cantidad ingresada con un importe mínimo y un pequeño cargo por cada transacción realizada. 

Existe también otro tipo de sistema, que es el de las llamadas tarjetas prepagadas (stored value cards). Aquí el administrador del programa, en vez de cargar el saldo en una cuenta numerada asociada, directamente lo registra en la banda magnética de la tarjeta. Es un sistema parecido al de las “tarjetas regalo” que ofrecen supermercados y grandes almacenes. En este caso las tarjetas son de un solo uso y se desechan una vez gastado el saldo. También existen en formato virtual, sólo para compras online. En este caso, se comunica al cliente vía email el número de tarjeta, fecha de caducidad y código de seguridad CVV.

Tipos de tarjetas anónimas

Generalmente diferenciamos entre los siguientes tipos de tarjetas:

  • Solo para reintegros en cajeros. Son las llamadas ATM cards, que tienen como única función servir de medio de transporte de efectivo, el cual se puede retirar en cajeros automáticos de forma anónima. 
  • Reintegros y compras mediante pin. Permiten transacciones en puntos de venta que permitan marcar un pin. Generalmente operan en la red maestro/cirrus. 
  • Reintegros y compras sin pin. Tarjetas VISA o Mastercard que se pueden usar para reintegros, en puntos de venta y para compras online.

Precauciones que se deben tomar

Existe una gran cantidad de programas de tarjetas anónimas diferentes en el mercado. Los más serios son normalmente administrados por una empresa financiera o un procesador de pagos con la aprobación de un banco o emisor de tarjetas independiente. Sin embargo, existen también una multitud de intermediarios que obtienen tarjetas a través de los anteriores. En ocasiones las comercializan con el beneplácito de la financiera y en otras simplemente se valen de sistemas creados para el pago de empleados o afiliados para utilizarlos como programas de tarjetas anónimas.

La emisión de tarjetas anónimas siempre es una actividad de un cierto riesgo, ya que los bancos que albergan las “cuentas madre” con las que opera el programa no dudan en cancelarlo si existe alguna sospecha de fraude o blanqueo de capitales. Este riesgo aumenta exponencialmente en los casos en que un programa se esconde bajo el paraguas de un sistema de afiliados o similar, ya que si el banco descubre la verdadera actividad, suspenderá de inmediato todas las cuentas.

¿Pero cómo se puede determinar ante que tipo de programa nos encontramos? En primer lugar, un indicio importante es si el cliente debe presentar algún tipo de identificación para adquirir la tarjeta anónima. Los programas auspiciados por financieras serias y con la garantía de un banco, siempre van a exigir documentación identificativa del cliente. Si bien esta no es tan exhaustiva como para la apertura de una cuenta bancaria, como mínimo se requerirá una copia del pasaporte o documento de identidad y de un recibo o comprobante de domicilio. Que se solicite una identificación es una señal inequívoca que detrás del programa está alguna institución sólida, con una política contra el blanqueo de capitales seria y que probablemente el banco que alberga la cuenta madre conozca la actividad y ejerza un determinado control sobre los fondos. Esto minimiza también la posibilidad de un fraude por parte del promotor del programa.

La obligación de identificar al cliente normalmente también hace más difícil la utilización del sistema para actividades ilícitas, lo que reducirá la probabilidad de que se produzcan problemas que pudieran conducir al cierre repentino del programa. Obviamente, mediante el procedimiento de identificación se pierde parte del anonimato, al conocer el banco la identidad del titular de la tarjeta. No obstante, esto no es en realidad un gran inconveniente, ya que los datos del titular no figurarán nunca en la tarjeta ni en la banda magnética. Esto quiere decir que no se produce ninguna vinculación con el titular y las transacciones que se hagan con la tarjeta seguirán siendo totalmente anónimas.

Por otro lado, si un programa no pide ningún tipo de identificación para participar, estaremos seguramente ante un intermediario poco fiable, el cual obtiene las tarjetas normalmente de alguna empresa financiera o procesador de pagos de segunda línea que, o bien hace “la vista gorda” o no está al corriente sobre el verdadero propósito del programa. También hay intermediarios que simplemente adquieren tarjetas regalo de un solo uso, de venta en algunos países o con un saldo tan bajo que no están sujetas a muchas regulaciones. Algunas de estas tarjetas también sirven supuestamente para verificar cuentas de PayPal™ o Moneybookers™, pero estas empresas bloquean estas tarjetas de forma rutinaria, junto con los fondos que hay en la cuenta, cuando descubren uno de estos programas, lo cual ocurre frecuentemente.

Por último, conviene también verificar las formas de recarga. Muchas tarjetas las ofrecen cambistas de monedas digitales. Aunque puede resultar muy conveniente para quien opere con ellas, generalmente estos programas implican un alto riesgo, ya que es muy frecuente que estos cambistas desaparezcan o sus cuentas sean bloqueadas por los bancos por el alto nivel de blanqueo de capitales que se produce en el sector. Especialmente peligrosas son aquellos sistemas que sólo aceptan recargas con estas monedas y no ofrecen posibilidades alternativas para cargar las tarjetas, como la transferencia bancaria.

Hoy por hoy, la manera más segura para contratar tarjetas anónimas es a través de proveedores de servicios offshore establecidos, los cuales suelen tener contacto directo con bancos e instituciones financieras de primer orden. Si bien los precios de sus tarjetas generalmente son más altos, por el contrario las comisiones de recarga suelen ser sustancialmente más bajas que las de otro tipo de intermediarios, por lo que a la larga resulta mucho más económico y seguro. En caso de duda, también puede consultarnos sobre proveedores de tarjetas anónimas de confianza.

Etiquetas: privacidad Anonimo

8 Comentarios

    • Avatar
      sheila
      Nov 12, 2015

      Necesito saber si es normal que una tarjeta de prepagovisa uba venga sin nombre esto es normal?

      • Avatar
        Syzmon
        Nov 23, 2015

        Si, es normal que una tarjeta anónima no lleve su nombre ya que la tarjeta está emitida a nombre de una entidad financiera y ella decide si lleva su nombre o no.

    • Avatar
      Franklin
      Nov 28, 2015

      Hola, estoy comenzando a jugar la bolsa, y me va muy bien, quiero saber, si abro una cuenta podria tributar menos en europa que es donde resido, y tambien saber como puedo hacer si quiero comprar un coche y si podria utilizar esta tarjeta ATM en la compra, y como queda la declaracion de esa compra, podrias explicarme para ver si abro una cuenta, Gracias...

      • Avatar
        Syzmon
        Nov 30, 2015

        Observe que muchos países de la Unión Europea cargan impuestos por todas las rentas ganadas mundialmente, dependiendo el país donde resida y su legislación puede estar o no obligado a declarar estos beneficios. ¿Donde reside usted fiscalmente?

Dejar un Comentario

* Nombre:
* E-mail: No será publicado
   Website: URL con http://
* Comentarios:
Código de Seguridad