LLame Gratis por skype.  
pago seguro

La Banca Extranjera

La Banca Extranjera - PARAISOS FISCALES

Instituciones y Características

Entendemos por banca extranjera, el conjunto de las entidades financieras que operan fuera del propio país de residencia de una persona o empresa. 

La progresiva eliminación de las trabas al comercio internacional, fomentado desde gobiernos e instituciones como parte del proceso de globalización de la economía mundial, ha llevado aparejada irremediablemente también una liberalización de los mercados financieros. Cada vez son más frecuentes las transacciones entre diferentes países e incluso continentes, lo que ha otorgado un mayor protagonismo a la banca extranjera. 

La libre circulación de capitales a nivel internacional, está en el origen de la espectacular expansión de los grandes grupos bancarios, los cuales se han embarcado en importantes operaciones de compras y alianzas. Pero no sólo las entidades financieras y las empresas multinacionales se han beneficiado de esta liberalización del mercado de capitales. Cada vez es más frecuente que el pequeño inversor o ahorrador particular recurra a la banca extranjera en busca de inversiones rentables o mejores condiciones para sus ahorros. 

Así, hoy en día ya no es extraño, abrir una cuenta de inversiones (brokerage account) en algún gran centro de negocios extranjero, echar un vistazo al otro lado de la frontera en busca de un crédito o hipoteca más favorables o recurrir a la banca extranjera para obtener un mejor tipo de interés para un depósito o una cuenta de ahorro. 

Internet ha contribuido sustancialmente a este fenómeno, ya que ha facilitado la difusión de ofertas por parte de la banca extranjera, además de haber simplificado el contacto y los trámites de apertura de cuentas. Si bien las regulaciones contra blanqueo de capitales y el terrorismo han endurecido las condiciones de verificación de la identidad de las personas que acceden a servicios bancarios, en algunos casos todavía es posible abrir cuentas por correo, sin presencia física, siempre y cuando se envíe al banco la documentación necesaria debidamente certificada.

Otro motivo común para recurrir a la banca extranjera es la búsqueda de estabilidad financiera. Personas que viven en países con alta inflación, con una moneda nacional débil o en un entorno político, social y económico inestable, a menudo buscan refugio para sus ahorros en algún centro financiero internacional de confianza.

Numerosos particulares y empresas transfieren capitales a los paraísos fiscales y los centros financieros offshore, para beneficiarse de las ventajas tributarias que estos ofrecen y para gozar de un mayor nivel de privacidad.

Es precisamente en los paraísos fiscales, y limitadamente también en otros centros financieros importantes, donde encontramos un tipo particular de banca extranjera, que se conoce con el nombre de banca offshore. Este tipo de bancos están dirigidos a ciudadanos y empresas no residentes y se encuentran regulados por legislaciones especiales. 

Estas no sólo eliminan la mayoría de las limitaciones que se imponen a los bancos tradicionales, como controles de cambio y sobre transacciones exteriores, sino que además eximen de impuestos tanto a los capitales depositados como a sus correspondientes intereses.

El resto de bancos, incluyendo tanto los situados en el propio país de residencia como a la banca extranjera tradicional, no están amparados por estas leyes especiales, por los que podemos definirlos como banca onshore.

En cuanto a los diferentes tipos de entidades bancarias que existen (ya con independencia de que se trate de instituciones onshore u offshore), podríamos realizar una clasificación según su ramo de actividad. Así tendríamos:

  • Bancos centrales (central banks). Emiten las monedas nacionales de los diferentes países y definen las políticas monetarias de los mismos. 
  • Bancos corresponsales (correspondent banks). Son bancos que prestan servicios a otros bancos dentro de un país. Es muy habitual la intervención de bancos corresponsales en las transferencias internacionales, especialmente cuando se realizan cambios de moneda.  
  • Bancos de inversión (investment banks). Operan en la bolsa y los mercados financieros. Se dedican básicamente a la compra-venta de acciones, a gestionar fondos de inversión y a buscar financiación para grandes empresas. 
  • Banca corporativa o empresarial (business banks). Están especializadas en medianas y grandes empresas a las cuales prestan servicios específicos relacionados con el comercio. 
  • Bancos comerciales (commercial banks). Son los bancos “normales” que todos utilizamos y cuyos clientes principales son los particulares y las pequeñas empresas. Entre sus servicios más comunes están la apertura de cuentas corrientes y de ahorro, emisión de cheques, concesión de créditos hipotecarios y de consumo, etc. 

Dentro del grupo de los bancos comerciales, distinguimos además entre los bancos minoristas (retail banks), los cuales ofrecen servicios estándar a clientes normales y los llamados bancos personales (private banks). Estos últimos se enfocan a personas con grandes recursos económicos y les ofrecen un servicio más personalizado. Muchos bancos offshore de hecho son bancos personales.

En el segmento de los bancos minoristas o para particulares, existen diversas instituciones que tienen características especiales. Cabe mencionar:

  • Las cajas de ahorro (savings banks). Operan de la misma forma que los bancos minoristas normales, pero suelen dedicar sus beneficios a obras sociales. Muchos cuentan con capital público o tienen su origen en fundaciones creadas por personas comprometidas con la sociedad. Son muy populares en Europa. 
  • Cajas postales (postal banks). Tienen un funcionamiento parecido a las cajas de ahorros, pero dependen del servicio postal. En algunos países, como es el caso de Suiza, están acogidas a legislación específica y son entidades muy solventes. 
  • Bancos éticos (ethical banks). Han sido creados por individuos e instituciones críticas con el sistema financiero y monetario. Destacan por realizar inversiones en proyectos ética y medioambientalmente defendibles. 
  • Bancos islámicos (islamic banks). Son instituciones creadas para cumplir con la ley islámica (sharia), que prohíbe por ejemplo el pago y cobro de intereses, por considerar esta práctica como usura.

Por último, no debemos olvidar a toda una serie de instituciones autorizadas,  que realizan actividades muy similares a los bancos, pero que no necesitan una licencia bancaria plena para poder ejercerlas. Son normalmente cooperativas privadas, que buscan ofrecer mejores condiciones de coste a sus miembros. Las más conocidas son las llamadas Sociedades de Crédito Hipotecario (building societies), enfocadas sobre todo a las hipotecas, o las Uniones de Crédito (credit unions).  

Cabe destacar que la clasificación que hemos hecho no ha de tomarse en sentido estricto. Muchos bancos realizan funciones de diferentes tipos y no es extraño encontrar entidades que ofrezcan servicios comerciales a particulares, pero también corporativos, funcionen como banco de inversión, como corresponsal, etc.  Especialmente los grandes grupos financieros suelen combinar todas estas diferentes actividades, ya que cuentan con departamentos especializados para cada tipo de servicio.

Como conclusión podemos afirmar que la banca extranjera, especialmente la conocida como banca offshore ofrece numerosas oportunidades interesantes para la inversión y el ahorro. Las posibilidades de cada persona y las ventajas que pueda obtener, dependerán en mayor medida de su capacidad económica, su lugar de residencia y del tipo de institución elegida para estos fines.

Dejar un Comentario

* Nombre:
* E-mail: No será publicado
   Website: URL con http://
* Comentarios:
Código de Seguridad